Tips para invitadas perfectas

PROTOCOLO DE VESTIMENTA PARA BODAS

Ese momento en el que te invitan a una boda lo vives con mucha ilusión, alguien cercano a ti va a dar el paso de casarse y eso es algo muy emotivo y bonito. 

Algunas estamos esperando ese momento de tener en nuestras manos la invitación a una boda desde hace tanto tiempo que ya tenemos claro qué nos pondríamos, pero en otras la inspiración brilla por su ausencia. Además, también se da el caso de tenerlo claro pero tener dudas sobre si es lo adecuado o no para ese evento.

En el caso de los hombres resulta mucho más sencillo acertar y no fallar ya que sus opciones en cuanto a vestuario son más limitadas, pero en nuestro caso contamos con una gran variedad en nuestros armarios y eso es precisamente lo que nos genera esas dudas.

Todas hemos oído eso de: ‘si es boda de mañana hay que ir de corto; si es de tarde, se va de largo’. 

Las características de la boda y, por ende, la hora de la misma, serán las que determinen las pautas para la elección correcta de la vestimenta.

Lo más importante a la hora de elegir el estilismo para una boda o cualquier otro tipo de evento que requiera de cierta etiqueta es vestir de manera que nos sintamos fiel a nuestro estilo y cómodas con nosotras mismas, así evitaremos esa sensación de ir disfrazada. Al fin y al cabo, la comodidad constituye una cualidad imprescindible de la elegancia. 

Según qué acto, es conveniente tener en cuenta diferentes protocolos. Nosotras nos vamos a centrar en el protocolo para invitadas. 

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es si la boda a la que nos invitan es de mañana o de tarde, ya que es fundamental para determinar el tipo de estilismo que escoger.

1. Bodas de mañana

Si la boda es de mañana, incluso si se extiende hasta la media tarde, lo más adecuado es ir de corto. Esto significa que se admiten varias opciones: un traje de dos piezas (chaqueta y falda) o un vestido midi o corto. Podemos combinar ambas opciones con una chaqueta o un abrigo en función de la época del año que sea. Si es el caso de un vestido midi y además escotado, se recomienda optar por llevar un mantón o chal. 

Las opciones de vestimenta para una boda de día admiten colorido en las prendas, así como combinaciones de tono entre piezas, teniendo en cuenta que los escotes deben ser discretos y la espalda debe ir cubierta. 

Respecto a los complementos, se pueden llevar sombrero, tocado o pamela, pero se debe tener en cuenta que lo que escojas deberás llevarlo durante toda la boda, incluido el banquete. Así que si no estás muy segura de ir cómoda con una pamela, por ejemplo, es preferible no llevar nada o escoger algo pequeño y discreto. Asimismo, se aconseja llevar joyas o bisutería de calidad, que dan mas o menos formalismo al estilismo, aunque primando la moderación en su uso. En cuanto al bolso, debe ser de mano, una cartera o clutch

En cuanto al calzado, los zapatos deben ser preferiblemente finos y de suela delgada, siempre cerrados o destalonados y de tacón con una altura media, aunque se admite calzado plano.

Aquí os dejamos una opción ideal para ir a una boda de mañana: nuestro vestido midi Celia

Link: https://aleniabrand.com/es/vestidos/75-producto-coleccion-carmen.html

 

 

2. Bodas de tarde

 

 

Si la boda es de tarde hay dos opciones: llevar un traje de cóctel o un vestido largo. Siempre es más aconsejable optar por el traje de cóctel, ya que el vestido largo está reservado a la novia, la madrina y las damas de honor (si las hay). Para llevar un vestido largo se debe que consultar a la novia, aunque hoy en día ya no hay inconveniente, siempre que sea largo hasta los pies. Normalmente los vestidos suelen estar confeccionados en sedas naturales, rasos, crepes, encajes o terciopelo. Se admiten incrustaciones en pedrería o lentejuelas, incluso en los complementos.

El vestido de noche admite escote, tirantes y espaldas descubiertas.

Se debe tener en cuenta que si la ceremonia es religiosa deberás cubrirte con un chal. 

El zapato en esta ocasión, será de tacón fino medio o alto, sandalias o zapato destalonado. 

Al ser de noche, las joyas que se admiten pueden ser más vistosas, aunque siempre con medida.

Conviene huir del negro por estar asociado al luto, aunque hoy en día se puede utilizar; y por supuesto del blanco o una paleta de colores crudos, que es el color reservado a la novia. No obstante, puedes llevar una blusa blanca y una falda o pantalón de otro color, pero nunca un total look. Este tipo de traje admite sombrero pequeño, aunque mejor si optamos por un tocado.

Para bodas de tarde tenemos el vestido ideal: Patricia

Link: https://aleniabrand.com/es/inicio/71-producto-coleccion-carmen.html.

El mono y el traje de dos piezas (pantalón y chaqueta) se aceptan como vestimentas tanto para bodas de mañana como de noche.

Estas serían las pautas básicas que se debe tener en cuenta a la hora de escoger el look para una invitada de boda. Siguiendo estas recomendaciones de protocolo seguro que conseguís deslumbrar y ser la invitada perfecta en la próxima boda que vayáis.

Una vez más, gracias a todas nuestras lectoras. Nos vemos el próximo martes. 

¡Ánimo y feliz semana! 

Alenia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *