Tips para invitadas perfectas

Decálogo para ser la invitada perfecta

No hay nada más alarmante que, de repente y sin que te lo esperes, te inviten a una boda con poco tiempo de antelación para poder pensar detenidamente, y elegir cuál será el look que llevarás a ese evento. Precisamente porque no podemos prever todos los acontecimiento de nuestra agenda a lo largo del año, queremos compartir con vosotras una serie de “tips” para que la elección in extremis de ese atuendo, que te haga lucir perfecta, sea lo más fácil que puedes imaginar.

Porque sí. Elegir el vestido, los complementos, el peinado y el maquillaje perfecto con poca antelación es posible. Con este decálogo, te será mucho más sencillo afrontar todas las futuras bodas que te surjan. Así que ¡Toma nota!

 

 

La eterna pregunta que todas nos hemos hecho alguna vez, ¿Vestido largo o corto?…  Si hay algo que nos resuelva esta duda de forma rápida, eso el “dress code”, algo que toda invitada perfecta, que se precie, jamás debe pasar por alto. Si eres novata en el tema bodas, déjame que te explique que se trata del código de vestimenta, una serie de pautas que debes tener en cuenta a la hora de elegir tu outfit para ese día, y que está regido por el protocolo y la tradición. Con lo cual, para elegir vestidos elegantes con los que ir perfecta, lo primero que debes conocer es el momento del día en el que será la ceremonia y el lugar.

Si la boda es por la mañana, lo adecuado es optar por vestidos elegantes cortos y para los enlaces por la tarde/noche es el momento ideal para elegir vestidos de fiesta largos. Además, debes tener en cuenta tu fisionomía y elegir aquellas prendas que mejor le sienten a tu figura. Primer problema, el largo de tu vestido, ¡Resuelto!

 

Otro aspecto que nos hace estar indecisas la mayoría de las veces es la elección del color del vestido. Principalmente, bajo ningún concepto debes ir en colores blancos, beige o crema. Esos son los colores que únicamente puede llevar la novia, o alguna de las invitadas más especiales, siempre y cuando la principal protagonista lo pida expresamente. Para resolver este aspecto, también es muy importante que nos rijamos por la ceremonia. Para las bodas de día y por la mañana, lo mejor es optar por los colores vivos, pastel o empolvados, dependiendo de la época del año. También es una estupenda opción los vestidos estampados elegantes.

Di no a las lentejuelas y pedrerías para el vestido de invitada de día (tanto en vestidos como en complementos), en definitiva no a los brillos para el día. En el caso de ser por la tarde o la noche, es momento de los colores más intensos y oscuros. Pero algo en lo que nunca debemos caer, da igual la edad de la invitada, es en llevar un vestido de color negro. Ya que el negro es el color de los velatorios y no tiene cabida en una celebración como una boda.

¿Cuándo puedo usar pamela o tocado? Esta es otra pregunta que muchas nos hacemos y que es de lo más sencillo. Las pamelas son sombreros de ala ancha que sirven para proteger el rostro del sol, mientras que los tocados son complementos que decoran nuestro peinado. Con lo cual, no tiene sentido que nos pongamos una pamela por la tarde o la noche, horas en las que no necesitamos protegernos de nada. Es cierto que, aunque en un principio los tocados estaban destinados a las bodas de tarde, pero cada vez han ganado terreno en los enlaces diurnos.

 

 

 

 

Por otro lado, algo que resulta muy favorecedor, son las horquillas joya. Un detalle de lo más bonito sobretodo si vamos a llevar el cabello suelto y unas ondas naturales.

¿Deben ir a juego los zapatos y el bolso? Ya no. Si es cierto que durante muchos años, combinarlos era una máxima de buen gusto. Pero esto ha quedado en el pasado y con su combinación podemos conseguir resaltar con buen gusto nuestro look.  Sin embargo, hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de elegir tus zapatos. Si eres bajita, por mucho que te gusten las bailarinas, la mejor opción para poder lucir estupendamente tu vestido, además de estilizada, es que uses zapatos de tacón. Eso sí, siempre que sea de una altura que te permita caminar y estar cómoda. Se trata de lucir con estilo, no de pasarlo fatal.

View this post on Instagram

Dots. Dots. Dots.

A post shared by Paula Ordovás (@mypeeptoes) on

 

Pero… ¿Y si no quiero llevar vestido? ¡No pasa nada! A una boda no es obligatorio llevar vestido. Cada vez son más las invitadas que acuden con pantalones, monos o trajes de pantalón a los enlaces, y que además lucen estupendas. En estos casos, son una buena opción si los acompañas de complementos que le den el toque femenino.

 

Lo importante es que a la hora de vestirte para ser la invitada de una boda, seas fiel a tu estilo y no te sientas disfrazada, porque los demás también tendrán esa percepción de ti. Ante todo, debes sentirte segura con la elección de tu outfit.

Para terminar, le toca el turno al peinado y maquillaje. Estos son dos de los aspectos imprescindibles para conseguir el look perfecto. Lo recomendable es que lo tengas decidido con antelación. Pero si esto no es posible, ve a lo seguro. Un maquillaje natural, en el que destaquemos los labios es la apuesta segura. En cuanto al peinado, lo mejor es no recargarlo demasiado. Apuesta por la sencillez, no es necesario que acudas a la peluquería, tú misma puedes hacerlo en casa. Porque nadie mejor que tú sabe lo que te favorece.

 

Por último, una máxima que no debemos olvidar es que “menos es más”. No elijas un look sobrecargado y excesivo, eso no te hará ningún favor. Prioriza a la hora de elegir la combinación. Y por supuesto, disfruta del evento y la celebración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *